Vínculos neoyorquinos con 11-S

Primero, quiero decir que desastres – “naturales” o no – pasan por todos lados del mundo.  Lo que para mí distingue unos de otros, son los efectos que ha tenido 11-S en muchos de mis familiares, amigos, y hasta conocidos.

Quería hacer una lista corta de mis vínculos con las Torres Gemelas y su fin.

Mi mama trabajaba a cinco cuadras de las Torres durante la mayoría de mi niñez.  Mi papa trabajó a dos cuadras de ahí por un par de años.

Mi prom en 1998 fue en la Torre 3.

Hice una entrevista con un banco japonés en Agosto de 2000 para un trabajo temporal, Fuji Bank cuya sede era en las Torres Gemelas.

En 2001 me mudé a un apartamento nuevo en Boston.  El cuarto donde iba a vivir estuvo ocupado por una estudiante de Boston University que tomó uno de los vuelos hacia Los Angles que terminó chocando contra la Torres Gemelas.

El día del ataque estaba en Boston.  Cuando trataba de llamar a mi familia pareciera que toda la red se había caído.  Fuí directamente a un bar.

El esposo de un prima, Eddie era bombero.  Ese día no trabajaba.  Cuando oyó lo que pasaba en las Torres fue a ayudar.  Quedó en un trancón en Brooklyn por horas mientras su compañeros perecieron.  Se jubiló casi en seguida.

En los días después, la ciudad usaba los obreros para mover los escombros, y buscar sobrevivientes.  Mi tío Alan era uno de ellos.  Me contaba, entre otras historias que había escuchado, que tenían contenedores sellados para las partes de cuerpo encontradas.  Últimamente, mi tío que era escultor físico y peleador de artes marciales mixtas, ahora se queja de su respiración.  Sospecha que tiene lo que se dice la enfermedad de 11-S, por inhalar todos eso químicos.

Empecé a trabajar en 2002 en un colegio en el Bronx como profesor de literatura.  Hicieron un momento del silencio para los dos aviones.  Estaba en el despacho de los profesores de ingles.  Mi colega se echó a llorar.  Lloraba mucho.  Yo sentía muy incómodo y completamente incapaz de consolarla.  Salió al pasillo, y al baño, y después del edificio.  Mi jefa me explicó que la hermana de esa profesora se murió en 11-S.

Según mi mama, mi tía quedó traumatizada porque en el desplome de la Torres se veían partes de cuerpos, cadáveres rotos en pedazos.

A pesar de todo eso me siento muy afortunado.  Nadie que yo conociera murió ese día.  Lo único que me parece un poco extraño después de diez años es que ya no están las Torres.  Es un recuerdo constante de que todo tiene su fin, hasta los rascacielos que bloquean el horizonte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s